Beneficios de la lectura

cher

Uno de los grandes beneficios que aporta la lectura es el de hacer pensar, evitar que demos las ideas por supuestas, impedir que aceptemos versiones únicas. Los libros ayudan a cuestionar la información, ofreciendo distintas perspectivas para que busquemos nuestra propia verdad. Otro de los grandes beneficios de la lectura es mostrar lo que ocurrió en el pasado para darnos la oportunidad de aprender de los errores y aciertos que se cometieron, para poder entender. Pues bien, si me dijeran que ilustrara estos dos grandes beneficios de la lectura con un ejemplo, elegiría el libro Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexiévich.

La autora crea una obra en la que la suma de opiniones y vivencias de los protagonistas nos lleva a obtener la panorámica completa. Cada uno da su pincelada con su historia, su experiencia. Algunas voces son más cultas y científicas, otras poseen argumentos más sencillos o pasionales, otras solo muestran el dolor, el miedo y la duda; pero al final todas las versiones son necesarias para que ese conjunto de trazos consiga el dibujo perfecto. Es uno de esos cuadros que están hechos con miles de diminutas fotos que al verse desde la distancia ofrecen la imagen nítida. Todos tienen sus verdades y sus opiniones, sus voces: los viejos que no quieren abandonar sus casas, los que se fueron y ahora echan de menos su hogar, los que huyen del horror de las guerras y prefieren vivir allí, los que lo darían todo por poder escapar, los que no llegaron a comprender el peligro, los que lo supieron desde el principio, los que intentaron avisar a la población, los que callaron obedeciendo órdenes, los que echan la culpa a los que mintieron, los que se culpan a sí mismos por inconscientes, los que amaron por encima del peligro y de la muerte, los que temen el fruto de su amor por las malformaciones con las que pueden nacer sus hijos… Una tragedia con héroes a medida: todos aquellos que hicieron la labor impagable que les ordenaron que hicieran. Un drama que vemos lejano, pero que se gestó en el patio trasero de Europa.

Las muertes se arrastran por el tiempo en una tierra que seguirá contaminada durante cientos de miles de años –algo que no logramos asimilar porque se escapa de nuestras medidas humanas–. Precisamente esa es la segunda gran aportación de esta obra: mostrarnos una realidad nueva y diferente para que aprendamos de ella. Chernóbil supone un cambio radical en la relación del hombre con la tierra. De un día para otro, aparece un peligro que el ojo humano no detecta y le da la vuelta a las reglas de supervivencia vigentes durante millones de años en nuestro planeta: ya no se puede beber el agua de los ríos, ni tumbarse en la hierba, ni beber la leche ordeñada, ni siquiera respirar; pero el sol sigue saliendo, el agua es transparente y los prados y los bosques siguen siendo igual de verdes que antes. Todo ha cambiado y las acciones más normales suponen la muerte. Esta novela es la dura vivencia de una gente que se enfrenta a algo nuevo en la historia de la humanidad y sufre sus consecuencias. Sus voces suponen una pequeña luz para mostrar unas vivencias comunes que ellos comparten para que el resto podamos aprender y comprender. Porque ayer fueron ellos los que sufrieron la tragedia, pero mañana podría sucederle a cualquiera que crea que Chernóbil es solo una historia de ciencia ficción que se desarrolla en un planeta lejano.

Antonio Flórez Lage.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s